Me interesa pensar el dibujo a través del dibujo. Las líneas, los trazos, los repertorios de grafismos son elementos que se conjugan en mi trabajo para explorar cómo la imagen de la escritura se puede transformar en resto, forma, abstracción. A partir de la escritura ilegible surgen mis trabajos. Convierto el acto de escribir en dibujo desde una búsqueda visual y formal, no de manera narrativa. En este proceso encuentro algunas preguntas: ¿hay escritura sin palabras? ¿qué queda de la palabra sin la legibilidad? ¿el dibujo transmite como lenguaje?
En mi obra, trabajo espacios vacíos como así también la superposición y saturación de líneas, trazos, grafías, estas últimas de manera repetitiva y a veces hasta compulsiva, sin pausa. Los ritmos acelerados son precisos y también controlados dentro de los límites del papel.